El asma de riesgo vital

El asma es una enfermedad en la que los bronquios están inflamados y  que junto con la hiperrespuesta bronquial (respuesta exagerada a ciertos estímulos)  puede provocar una limitación al flujo aéreo, produciendo dificultad para respirar o sensación de falta de aire. En la mayoría de los casos el asma es una enfermedad leve, que con un buen seguimiento médico y del tratamiento, se puede llevar una vida completamente normal.

Pero, hay pacientes que han fallecido a consecuencia de una crisis asmática  y otros en que la crisis ha sido tan fuerte, que su vida se ha visto comprometida, necesitando incluso ventilación mecánica. A este tipo de asma se le llama asma de riesgo vital (ARV), afortunadamente es muy infrecuente pero dada la gravedad y el pronóstico que tiene es importante tener identificados a este grupo de pacientes para poder hacer un seguimiento más estrecho.

El pasado mes de septiembre podíamos ver en nota de prensa de la Sociedad Española de Neumología (SEPAR):
“El conocimiento de los fenotipos del asma de riesgo vital puede reducir la mortalidad de los pacientes”

Los pacientes que la padecen, no forman un grupo homogéneo. Existen diferentes subtipos de personas con ARV, cada una de ellos con características propias y específicas. Para determinar esas características y el perfil clínico de los pacientes, la Sociedad Española de Neumología desarrolló hace años un estudio en el que participó personal del servicio de neumología del Hospital de Inca. Estos resultados han sido re-analizados recientemente, con una novedosa técnica estadística denominada cluster-analysis (analísis de conglomerados). Este nuevo estudio ha confirmado los hallazgos previos: Los pacientes con ARV pueden agruparse en distintas categorías o fenotipos ver artículo

Una forma de clasificar los fenotipos del ARV es agruparlos según las diferentes carcterísticas:

  1. De los pacientes
  2. De la propia enfermedad asmática
  3. De las exacerbaciones.

1. Fenotipos en función de los pacientes

  • Edad y sexo

En varones jóvenes son más frecuentes las crisis de inicio rápido, en apenas 1-3 horas, son como las que se producen en ocasiones tras la exposición a neumoalérgenos (sustancias presentes en el aire a los que estos pacientes son alérgicos). Estas personas no siempre padecen un asma grave y su recuperación suele ser rápida.

En las mujeres jóvenes con asma se ha encontrado una intensa relación entre el ARV y el ritmo menstrual.

  • Alteraciones en la percepción de los síntomas de empeoramiento

Algunas personas tienen una disminución en la sensación de falta de aire cuando sus bronquios se estrechan, esto podría impedir que fueran conscientes de la intensidad de la crisis asmática hasta que su situación fuera muy grave. Se cree que este es uno de los motivos del retraso en pedir ayuda médica ante una crisis asmática.

  • Factores psicológicos y comorbilidad psiquiátrica

La negación de la enfermedad, depresión, ansiedad, alexitimia  son frecuentes en pacientes con ARV.

  • Falta de adherencia al tratamiento

Es muy alta la poca adherencia al tratamiento que hay entre los pacientes con ARV, siendo esto especialmente importante ya que se ha demostrado que con un seguimiento adecuado y tratamiento correcto el pronóstico del ARV mejora y además se reduce el riesgo de volver a tener nuevas crisis.

2. Fenotipos en función de las características del asma

  • Por la gravedad del asma

Es frecuente, aunque no siempre es así, que hayan necesitado asistencias en urgencias e ingresos hospitalarios por una crisis asmática, incluso haber necesitado asistencia en UCI por la gravedad de las mismas.

  • Por la función pulmonar

Suelen presentar grandes variaciones en los resultados de las espirometrías o con unos bronquios especialmente sensibles a los estímulos que provocan su estrechamiento.

  • Por el mecanismo que provocan el asma

Dentro de los pacientes asmáticos hay un grupo de pacientes que presentan intolerancia a la aspirina y otros medicamentos antiinflamatorios, AINEs, y después de su toma (hasta tres horas después) pueden presentar un ataque de ARV, esta intolerancia también se puede manifestar con reacciones cutáneas y anafilaxia, necesitando ingreso en UCI y ventilación mecánica.

Es muy importante que consulte con su médico qué medicamentos puede tomar, no se automedique y en el caso de tener intolerancia a estos medicamentos no tomarlos.

3. Fenotipos del ARV en función de las características del ataque de asma

  • Por las causas que provocan el ataque

Las causas que pueden provocar un ataque de asma son muy numerosas, entre ellas la inhalación de sustancias a las que los pacientes son alérgicos, como algunas semillas, hongos y varios alimentos.

  • Por la rapidez de la presentación de los ataques

De forma súbita: cuando un paciente está estable y presenta un ataque y que progresa rápidamente, entre una y tres horas.

Pacientes que van empeorando de forma progresiva, días o semanas, hasta llegar a tener un ataque de ARV.

Como conclusión:

En determinadas circunstancias y en casos muy concretos el asma puede ser una enfermedad muy grave y un ataque de ARV puede comprometer seriamente la vida del paciente. Afortunadamente seguir un tratamiento adecuado mejora el pronóstico y reducen sus riesgos.

Tome su medicación de la forma que le ha indicado su equipo de salud, la  dosis recetada y asegúrese de que toma de forma correcta su inhalador Si tiene alguna duda consúltelo con su médico o enfermera.

Evite los desencadenantes.

Acuda a sus citas con el equipo de salud.

 

Por último no olvide reciclar sus inhaladores en el punto SIGRE,

Vídeo de la SEPAR en la campaña Recicla Inhaladores que junto con SIGRE se puede ver en youtube y en la web de la SEPAR para concienciarnos de la necesidad del buen reciclaje de estos medicamentos.