Qué es la apnea del sueño

Aunque es más conocida como apnea del sueño lo más correcto es hablar de SAHS, el síndrome de apnea e hipoapnea del sueño y de SAOS síndrome apnea obstructiva de sueño.

Es una alteración muy frecuente, durante el sueño se produce una interrupción completa o parcial de la respiración, seguido la mayoría de las veces de un ronquido, con pequeños despertares de los que no se es consciente  y a veces con un despertar brusco con sensación de ahogo. Ocurre con más frecuencia en hombres que en mujeres (hasta la menopausia) y  no se conoce con exactitud la causa pero sí se conocen los factores que favorecen a padecer y agravar este trastorno.

Cuando dormimos la vía respiratoria se mantiene abierta gracias a los músculos de la mandíbula, la lengua y paladar, además intervienen los músculos de la faringe y los músculos de la respiración. Se dice que hay una apnea cuando hay un cese en la respiración mayor de 10 segundos y cuando se produce una reducción de la respiración de más de 10 segundos junto con una bajada del oxigeno (bajada de la saturación de 3% o más) se dice que hay una hipoapnea. 

Las apneas pueden ser obstructivas, centrales y mixtas.

  • En la apnea obstructiva hay cierre de la vía superior, se produce esfuerzo respiratorio.
  • En la apnea central no hay estímulo nervioso, no hay esfuerzo respiratorio.
  • Apneas mixtas, suele empezar como central  y termina obstructiva.

Las más frecuentes son las apneas/hipoapneas obstructivas, aunque durante el sueño en algún momento puedan aparecer centrales y mixtas.

El número de apneas más hipoapneas es lo que va a clasificar el SAHS en leve, moderado y grave. Teniendo gran importancia la saturación de oxigeno durante estos eventos respiratorios.

Aunque lo molesto sobre todo para la pareja sean los ronquidos, el problema de las apneas/hipoapneas es la bajada de oxigeno que se produce en el organismo, al estar un tiempo sin respirar todos los órganos sufren, aumentando el riesgo de tener otras enfermedades y empeorando las que se tienen. Si conduce tiene más probabilidades de tener un accidente debido a la somnolencia y falta de atención por el mal descanso nocturno.

Problemas cardiovasculares como tensión arterial alta, anginas de pecho, infarto,  alteraciones neurológicas son factores de riesgo alto en pacientes con SAHS si no reciben tratamiento.

¿Qué  hace sospechar tener un SAHS?

Normalmente la persona que hace apneas no lo sabe, es la pareja la que avisa del problema, no sólo por los ronquidos sino por la preocupación de los tiempos que queda sin respirar. Hay personas que roncan y no hacen apneas, pero si le dicen que deja de respirar un tiempo debe consultarlo con el médico.

Los síntomas son cansancio, somnolencia diurna, sensación de mal descanso por la noche, tener que levantarse por las noches varias veces a orinar, dolores de cabeza, mucha sequedad de boca, irritabilidad, depresión.

Uno de los síntomas más frecuentes y más molestos es la somnolencia diurna, piense que durante el sueño está teniendo despertares y no le dejan tener un sueño profundo y reparador. Se quedan dormidos fácilmente cuando paran de hacer alguna actividad y están tranquilos, por ejemplo viendo la televisión, leyendo…en casos más graves incluso haciendo alguna actividad. El riesgo de tener un accidente de tráfico es más elevado ya que se puede quedar dormido al estar conduciendo.

Factores de riesgo

La causa exacta no se conoce en la mayoría de los casos pero sí se conocen los factores de riesgo a padecer el SAHS

Hay factores anatómicos como:

  • Obesidad
  • Personas con el cuello corto y ancho
  • Deformaciones en mandíbula
  • Lengua grande, paladar blando, úvula grande
  • Amigdalas y vegetaciones grandes

Otros factores que influyen son el alcohol, tabaco, la toma de somníferos, personas con hipotiroidismo. También influye la postura en el sueño, el dormir boca arriba aumenta la probabilidad de hacer apneas.

Para el diagnóstico se hace una prueba llamada poligrafía respiratoria, es una prueba sencilla que se puede hacer en el domicilio. En algunos casos hay que hacer una polisomnografía, ésta es un poco más compleja y hay que hacerla en el hospital en una unidad de sueño.

Un artículo de Neumosur

Medline Plus

Cuidateplus